4 preguntas que hacerte antes de emprender

4 preguntas que hacerte antes de emprender

4 preguntas que hacerte antes de emprender

4 preguntas que hacerte antes de emprender. Como siempre desde este blog, seguimos dando recomendaciones a la hora de emprender. Sabemos que no es una tarea sencilla, sin embargo creemos que con estas recomendaciones, podemos tener una idea aproximada de nuestro modelo de negocio a crear.

Precio

Una de las grandes dudas de todo emprendedor: ¿cuánto cobro por mi producto y/o servicio? ¿Caro o barato? A veces, en un mercado muy competitivo, para captar clientes a los que no puedas hacer frente tienes que bajar los precios. Si entras en un mercado bajando los precios luego te resultará más complicado subirlos. Pero si finalmente decides fijar un precio más bajo que la mayoría de tu competencia y luego decides subirlo.

Facturación

Puedes hacerlo desde el momento en que obtienes el CIF definitivo por parte de la Agencia Tributaria. Respecto al modelo de factura que vas a utilizar, da igual que compres uno preimpreso o que lo diseñes tú mismo. Lo que sí resulta imprescindible es que la factura reúna los requisitos para ser considerada como tal desde el punto de vista fiscal. Es decir, en ella tiene que figurar la identificación completa de quién la emite y de quien la recibe; el número de factura; la fecha; el concepto; el importe (base imponible); el tipo de IVA, y el total de la factura”, detalla esta experta. En determinadas actividades como la de hostelería, aparcamientos, o servicios de belleza, entre otros, se admite la emisión de tickets con los mismos datos de identificación mencionados para las facturas.

Forma de pago

Hay una directiva que obliga a que las transacciones mercantiles se paguen a 30 días. Y la Administración, a 60 días. Si eso fuera lo ideal, pagaríamos prácticamente al contado. El problema es que, como eres un recién llegado al mercado, prácticamente estarás obligado a pagar casi por adelantado. Con el tiempo, y tras haberte ganado la confianza, puedes conseguir atrasar los pagos. En este sentido, todo lo que permita mejorar tu situación financiera es positivo, claro está, siempre que el mercado y el sector en el que te muevas lo permita. En proyectos dilatados en el tiempo, puedes negociar con el cliente la facturación mensual en función del avance del trabajo.

Plazo para gastos

Cuanto más atrases los pagos y más adelantes los cobros, mayor será tu fondo de maniobra. Pero eso es complicado de hacer de forma unilateral, porque en ese tema también juegan todos tus acreedores. En general, los proveedores tienen sus propias políticas de cobro en función de la importancia que les merezca el cliente, por lo que tu margen de negociación será escaso a menos que seas muy buen cliente. No obstante, una buena terapia es hacer una estimación previa de las diferencias entre periodos de pagos y cobros. En este tema, es conveniente que te informes sobre la gestión del riesgo para saber cómo negociar con morosos, cómo vender a crédito y cobrar sin sobresaltos, etc.

Sin comentarios

Postear un Comentario

Tu dirección de email no será publicada