Buscamos un líder

Buscamos un líder

Buscamos un líder

Buscamos un líder. Ser un líder dentro del entorno empresarial está más “de moda” que nunca, la proactividad, la capacidad de iniciativa y la toma de responsabilidades se configuran como las aptitudes más necesarias y buscadas dentro del mundo laboral.

Esta reflexión la vemos reflejada en una encuesta de Tendencias Globales en Capital Humano 2016 presentada por Deloitte.

En primer lugar, nos encontramos con que la difusión de los programas de liderazgo deben estar patrocinados por el CEO o el gerente general. “Hay muy pocas organizaciones que tienen planes de liderazgo para identificar líderes jóvenes”, dice Alejandra D’Agostino, socia líder de Capital Humano de Deloitte.

Dentro de esta encuesta encontramos que los empresarios mencionan la necesidad de hacer un rediseño organizacional, en vista de que los modelos jerárquicos están cambiando porque la innovación obliga a estar más cerca del cliente.

Este modelo, se basa en equipos que trabajen en desafíos y proyectos específicos del negocio, armándose para llevar a cabo un proyecto, y luego de terminarlo, desarticularlo para que las personas puedan seguir con otras tareas.

Pero si queremos buscar un líder típico, ¿qué perfil de personas, qué cualidades hemos de buscar?

Carisma: Un líder con carisma permite ganarse al equipo de trabajo y que estos saquen lo mejor de sí mismos para el beneficio de la empresa. El carisma lo hace único y atractivo para los demás; aprende a sacar partido de ello.

Organizativo: El líder tiene que saber manejar y organizar los recursos que tiene a su disposición. Deberá tener todo bajo control y estar atento a futuros conflictos que puedan surgir y tener buena capacidad de reacción así como de resolución de problemas.

Visionario: Todo líder se caracteriza por su visión a largo plazo, por adelantarse a los problemas, por detectar oportunidades que sólo él ve, por estar en constante búsqueda de la perfección y de ir siempre por delante.

Comunicador: El líder tiene que ser un buen orador para transmitir de manera acertada sus pensamientos con el resto del equipo.

Entusiasta: Debe saber transmitir todo este entusiasmo al resto de personas para que crean en él y que perciban el mensaje del líder como una meta positiva tanto para ellos como para la organización.

Resolutivo: Debe poner solución a los problemas que vayan surgiendo de manera inmediata y efectiva. Toma decisiones, es valiente y no se esconde ante sus posibles consecuencias.

Disciplina: Capacidad de liderazgo y en el arte de la convicción, pero en ocasiones tiene que saber imponer su autoridad cuando la situación lo requiere.

Creativo: El líder tiene que ser atrevido y poder ver situaciones desde nuevas perspectivas. Un líder creativo es capaz de fomentar ideas novedosas y enfrentarse a los riesgos que estas puedan generar.

Negociador: Gran negociador que trata con clientes, empleados, proveedores etc. Sabe venderse muy bien él y sus ideas a través de la persuasión y la convicción ya que presenta sus argumentos de forma que consigue ganarse la atención de la otra parte.

Honesto: La honestidad es un valor ético que debe estar presente en cualquier persona con liderazgo. Si el equipo detecta esta honestidad, comprenderá que están delante de un líder que no les va a dejar en mitad del camino y tendrá su confianza ganada.

Sin comentarios

Postear un Comentario

Tu dirección de email no será publicada