Conseguir capital si eres startups

Conseguir capital si eres startups

Conseguir capital si eres startups

Conseguir capital si eres startups se puede volver un reto enorme en muchos de los casos. Son cientos de miles de startups que buscan abrirse paso en el mercado, pero sólo consiguen llegar aquellos quienes tienen una cartera respetable que pueda sustentar dicho negocio hasta que éste consiga despegar. Se reciben por tanto miles de peticiones de emprendedores que se apuntan a programas y concursos de financiación, en especial aquellos que involucran nuevas tecnologías.

Son numerosos los programas e iniciativas de emprendimiento que están surgiendo a lo largo y ancho del país, tanto de origen público como privado, y que tienen por objeto identificar ideas de negocio brillantes, ofrecerles asesoramiento, y ayudarles a captar fondos. También existen numerosos fondos, tanto públicos como privados, que ofrecen atractivas alternativas de financiación para las empresas de base tecnológica que nacen de una idea innovadora.

El problema es que las grandes ideas no siempre consiguen acceder a las vías de financiación, y las entidades financieras se quedan desiertas por falta de proyectos fiables. Es aquí donde surge la necesidad de conciliar ambas partes.

Para ello, es fundamental dar un paso más en los dos sentidos y avanzar en la profesionalización de determinados aspectos de los procesos de búsqueda de financiación y de proyectos a financiar. Desde el lado de la demanda, los equipos promotores deben fortalecer su aspecto financiero, ya que, en ocasiones, ideas brillantes no llegan a buen puerto por no ser capaces de elaborar una buena planificación financiera que contemple distintos escenarios basados en diferentes hipótesis de partida.

Para mejorar la conciliación entre demanda y oferta debería existir mecanismos que nos aseguren alcanzar los objetivos propuestos. Para los demandantes de capital, la elaboración de un plan de negocios que contengan un análisis pormenorizado de las necesidades y vías de financiación, no es una opción, sino una obligación. Por otro lado, para los ofertantes de financiación, contar con mecanismos que midan determinados aspectos del proyecto a financiar, como la novedad u oportunidad de la tecnología en la que se basan, también es una obligación para mitigar riesgos. 

Sin comentarios

Postear un Comentario

Tu dirección de email no será publicada