El camino hacia el éxito

El camino hacia el éxito

El camino hacia el éxito

Fracaso y triunfo. En el mundo del emprendimiento, dicen que tienes que fracasar antes de conseguir una victoria, como en el deporte. Lejos de este dicho, bien es cierto que muchas veces antes de conseguir nuestro objetivo hay que caer, y la virtud de los grandes emprendedores es conseguir levantarse de nuevo.

Si hay que destacar una frase para grabarse, podemos recurrir a un estudio desarrollado por RedEmprendia en el cual se indica que debe distinguirse entre fracasar y ser un fracasado, ya que ‘es el proyecto el que fracasa, no el emprendedor el que se convierte en fracasado cuando su proyecto no sale adelante’.

Sin embargo la visión que se tiene del fracaso es diferente en cada país, en España tenemos una visión muy negativa del fracaso, tenemos mucho miedo a equivocarnos, y eso muchas veces nos hace ser demasiado conservadores en nuestro negocios; sin embargo en Estados Unidos se ve como algo positivo, como una experiencia muy valiosa que una persona haya fracasado en un proyecto.

Aunque vemos que en algunos lugares se ve como positivo, exactamente ¿a qué tiene miedo la gente?

Según dos autores especialistas en emprendimiento, Morris y Kuratko, en el momento de crear una empresa los emprendedores se enfrentan a dos clases de riesgos. Por una parte, a ‘hundir el barco’, es decir, el riesgo a que el negocio no marche bien; por otra, a ‘perder el barco’, o lo que es lo mismo, el riesgo de no hacer lo correcto para que funcione.

Adicionalmente, de estos supuesto, los empresarios también contemplan otras situaciones como la estabilidad familiar, la inversión de una gran cantidad de dinero y no recuperarlo o dificultades e imprevistos.

Si queremos sacarle de verdad jugo al fracaso, tenemos que ver el fracaso como un puente al éxito, aprender de los errores cometidos, ver el negocio de otra manera y aprovechar los puntos positivos que puedan sacarse.

¿Entonces exactamente, por qué el fracaso es importante? En primer lugar lo que podemos aprender, “El emprendedor que fracasa acumula experiencia que, sin duda, será útil en un eventual nuevo emprendimiento”. Y es que hasta el éxito necesita de equivocaciones, pues si no se cometen errores, no se podría aprender de ellos y avanzar.

Por otra parte, la revista americana especializada en empresas Inc ofrece una serie de lecciones que nos facilitarán el camino hacia el éxito:

  • Sin hay facturación no hay negocio.
  • No eres especial, ni ganador, así como tampoco lo es tu empresa.
  • Paso a paso. Roma no se construyó en un solo día.
  • Un plan de negocios tradicional puede conducir al fracaso.
  • El peor de los escenarios es el único a considerar.
  • Divide tus peores y mejores expectativas por cuatro.
  • Tener socios estratégicos no es siempre la mejor idea.
  • La prueba del concepto no es opcional.
  • Sin prisas. Se necesita tiempo para construir unos buenos cimientos.
  • No importa lo exitoso que sea, ha de aceptar que fracasará otra vez.

En muchos países se están empezando a hacer reuniones de “fracasados”, como en Colombia.

En estas reuniones, comentan los organizadores que fue difícil encontrar personas dispuestas a contar sus fracasos, pero cada vez hay más interesados que se atreven porque han visto aceptación.

Sin duda parece una iniciativa muy ilusionante, ya que unen a emprendedores que están empezando, y pueden conocer de primera mano experiencias de personas que han peleado contra la adversidad. Sin duda es una experiencia importante y que va a servir de muchos a personas que tengan dudas con su negocio.

Para terminar destacar de nuevo que el fracaso es una oportunidad para conseguir nuestro objetivo, y es que como dice el dicho, si te caes 7 veces levántate 8.

Sin comentarios

Postear un Comentario

Tu dirección de email no será publicada