La prevención de riesgos laborales

La prevención de riesgos laborales

La prevención de riesgos laborales

La prevención de riesgos laborales es a día de hoy en España una de las tareas pendientes de las empresas.

Que en España dejamos siempre todo para última hora no es una gran novedad, y la prevención de riesgos laborales está siempre en el ultimo punto a revisar entre las empresas. Y es tan grave el asunto que el pasado día de los enamorados (14 de febrero de 2017) varios de los grupos parlamentarios instó al Gobierno a incrementar las partidas presupuestarias destinadas a la prevención de riesgos laborales con el fin de reducir la siniestralidad laboral.

Salvo las comunidades de Madrid, Valencia, Cataluña o Andalucía, la partida de los presupuestos autonómicos dedicados a la prevención de este tipo de accidentes es muy escasa.

La ley actual permite distintas alternativas de prevención de riesgos laborales en las empresas. Por ejemplo, para empresas con menores de 5 empleados tienen la posibilidad de que el empresario asuma personalmente la actividad preventiva. En el caso de los autónomos, es más sencillo pues sólo podrán asegurarse por accidente laboral o enfermedad profesional y por lo tanto conseguir las coberturas correspondientes si y sólo si cotizan por la base de incapacidad temporal.

Las diferencias entre grandes empresas y las PYMES.

En general, es común que las grandes empresas desarrollen un servicio de prevención de riesgos laborales de carácter propio. Por otro lado, es muy frecuente que la gran parte de las pymes en España contraten Servicios de Prevención Ajenos (SPA) a una entidad especializada. De esta forma, el empresario al contratar un SPA, se hará cargo la empresa adjudicada para llevar cabo las acciones necesarias con los empleados y su seguridad.

Obviamente la contratación no significa para el empresario que se pueda desatender de prevención de riesgos laborales en su empresa. Pues las las multas varían de 40 a 2.045 euros para las infracciones leves, de 2.046 a 40.985 euros para las graves, y pudiendo superar los 800.000 euros.

Por lo que los empleados deben tomar conciencia tanto al asistir al curso como en poner atención y pedir que se mejoren las situaciones para evitar cualquier lesión o incluso accidente laboral. Al igual que los empresarios, que deben proporcionar todos los instrumentos necesarios, pues un trabajador contento es un un cliente ganado.

Sin comentarios

Postear un Comentario

Tu dirección de email no será publicada