¿Mindfulness, por qué es importante en el trabajo?

¿Mindfulness, por qué es importante en el trabajo?

¿Mindfulness, por qué es importante en el trabajo?

¿Mindfulness, por qué es importante en el trabajo? Mindfulness, este término últimamente está en boca de todos y muy raro es que no lo hayas visto. Pero, ¿qué es exactamente, un concepto filosófico, una exégesis de algún autor conocido, o simplemente un término nuevo que se ha puesto de moda?

Si definimos el término, literalmente podría significar atención plena, plena conciencia, presencia mental y presencia plena…

Bien, perfecto, y esto, ¿en qué me va a servir en mi empresa?

Este término actualmente se está aplicando a muchos esquemas organizativos empresariales para conseguir una mejora de su conjunto, del ambiente interno y por ende de la productividad.

Este término se aplica cuando los recursos percibidos se ven superados por las demandas, es decir se activa la reacción de estrés.

El estrés es uno de los enemigos y destructores de relaciones laborales más importantes. Actualmente, sobre todo dentro de las grandes empresas y aquellas con ánimo internacional, tienen integradas prácticas internas para la gestión del personal y se les educa para poder gestionar estas situaciones de la mejor manera posible.

Este sistema, también ofrecido al personal como Programa de Reducción de Estrés basado en Mindfulness (Atención Plena), surgió hace 30 años en el Centro Médico de la Universidad de Massachusetts.

Esta práctica del Mindfulness se basa en un entrenamiento sistemático de la atención permitiendo a las personas desarrollar recursos internos de auto-observación y auto-regulación, a través de observar claramente las reacciones corporales y emocionales que surgen frente a un elemento estresor.

Este sistema enseña a  detenerse, hacer una pausa y responder de manera más adaptativa a la situación, evitando el estrés producido por estas situaciones repentinas.

En resumidas cuentas, el Mindfulness va a permitir

  • Mejorar el manejo de situaciones estresantes.
  • Clarificar la toma de decisiones.
  • Reducir las reacciones de estrés, haciendo elecciones concientes en respuesta a los desafíos laborales.
  • Involucrarse en grupos de trabajo a través de un liderazgo auténtico y genuino.
  • Crear y sostener hábitos de trabajo saludables.
  • Acceder a un mayor nivel de calma y estabilidad.

Sin comentarios

Postear un Comentario

Tu dirección de email no será publicada