Motos eléctricas, ya en Barcelona

Motos eléctricas, ya en Barcelona

Motos eléctricas, ya en Barcelona

Motos eléctricas, ya en Barcelona. Los servicios de alquiler de vehículos eléctricos están en auge, después de Bicimad (servicio de alquiler de bicis eléctricas en Madrid) y Car2go, se une un servicio de naturaleza familiar, pero ahora con motos en Barcelona.

Con más de 250 motos eléctricas, la flota de eCooltra se encuentra disponible desde hace un mes por las calles de Barcelona. Con un casco bajo el asiento y batería suficiente para recorrer al menos 10 kilómetros. Para esta iniciativa no hacen falta ni llaves ni tarjetas: la activamos desde el móvil y se pueden dejar en cualquier plaza de aparcamiento. La la aplicación de eCooltra controla todo el proceso, se trata  del primer sistema de alquiler de motos en España en el que el usuario paga por cada minuto de duración del trayecto y cuyos vehículos se pueden recoger y devolver en cualquier punto de la ciudad.

Cooltra, su empresa comercializadora, es una una firma nacida en 2006 en Cataluña y que en la actualidad tiene 35 establecimientos en cinco países. Esta compañía, se inició un negocio de alquiler de motos para turistas, pero actualmente su catálogo de servicios incluye préstamos a largo plazo para residentes, para otras compañías, venta de vehículos y tours.

eCooltra, tiene dos años de desarrollo I+D con una inversión de 1,5 millones de euros. Este sistema suma unos 300 clientes cada semana y con una evolución muy positiva a largo plazo. La compañía utilizará otros 700.000 euros más para replicar el sistema en Madrid, donde prevé empezar a operar el último trimestre de este año. París y Roma son las otras sedes en las que se implementará en 2017. “Nuestros socios tienen una visión para el futuro de este proyecto y cuentan con los medios financieros para llevarlo a cabo”, afirma el directivo.

Desde La matriz, se ha informado acerca de ingresos siete millones de euros en 2015, un 40% superior a la del ejercicio anterior. Tras años del proyecto en expansión, se decidió por agrupar las principales tendencias al alza en el sector de la movilidad urbana: tamaño, ecologismo y propiedad.

La prácgtica de eCooltra es similar a Car2Go. El conductor ha de registrarse por Internet, instalar la app, abrirla para buscar el vehícu­lo más cercano y reservarlo. El cliente puede tardar media hora como máximo para desplazarse hasta donde esté la moto, aunque a partir de los 15 minutos la compañía le comenzará a cobrar una tarifa de 24 céntimos por minuto. Los traslados dentro de la ciudad, por tanto, no deberían superar los ocho euros. “Es un poco más caro que el transporte público, pero resulta más ágil, te permite ir más libre. El único que te ofrece el mismo servicio puerta a puerta es el taxi, pero cuesta tres o cuatro veces más”, afirma Buetefisch.

Con una potencia equivalente a la de un ciclomotor, las motos pertenecen a dos marcas: la alemana Govecs y la española Scutum. Se pueden aparcar en cualquier plaza válida dentro de un área que abarca casi toda Barcelona, aunque excluye barrios como el Gótico, El Raval y Gracia, donde solo se pueden dejar en las vías principales por motivos de seguridad.

Otro mercado que apuesta por estos vehículos es Italia, donde la firma tiene delegaciones, al igual que en Francia, Portugal y Brasil. En todas se puede acceder a los servicios para particulares y empresas. El 20% de la flota, compuesta por un total de 6.000 motos eléctricas y de combustión, se reserva para estos últimos, entre los que se encuentran clientes como las empresas de mensajería MRW y Unipost.

Sin comentarios

Postear un Comentario

Tu dirección de email no será publicada