Tecnología obsoleta en las empresas

Tecnología obsoleta en las empresas

Tecnología obsoleta en las empresas

Tecnología obsoleta en las empresas es más común de lo que llegamos a pensar. Muchos negocios se plantean cambios profundos en sus sistemas informáticos y de telecomunicaciones -generalmente tras la vuelta de las vacaciones-. Buscan mejoras, en el casi 100% de los casos enfocados a ser más productivos, pero lo cierto es que muchas veces se encuentran atados a herramientas del siglo pasado.

No hablamos ya de hardware obsoleto, sino más bien de un planteamiento en el uso de las aplicaciones de negocio y de gestión que siguen aferrados a una planificación pensada para las infraestructuras del siglo pasado.

Un ejemplo muy sencillo serían las cuentas de email tipo POP que muchas empresas siguen usando- y lo peor es que a día de hoy siguen contratando-. Lo mismo ocurre con aplicaciones de negocio y de gestión que dependen de un servidor local, muy efectivas si no tenemos que salir de la oficina, pero si necesitamos movilidad se van volviendo un lastre para la productividad.

Es verdad que se puede establecer conexiones remotas para llevar el trabajo a otros lugares, pero lo que hoy se pide es poder disponer de la información totalmente actualizada para acceder desde un teléfono móvil o incluso llegar a disponer de una app personalizada para que este trabajo se realice de forma mucho más rápida y más cómoda.

¿En tu empresa aún se sigue trabajando con este sistema? ¿Crees que en tu alrededor se sigue usando tecnología obsoleta en las empresas?

Sin comentarios

Postear un Comentario

Tu dirección de email no será publicada