Uber, futuro incierto

Uber, futuro incierto

Uber, futuro incierto

Las empresas de economía colaborativa como Uber, Airbnb o Wallapop, han revolucionado sus respectivos mercados. Sin embargo, en muchas ocasiones se balancean sobre el hilo de una legalidad dudosa, esta legalidad puede llegar a presentar conflictos con los sectores tradicionales dentro de cada mercado como el futuro incierto de Uber.

La compañía americana, Uber lleva desde 2011 establecida en Europa, por hacerse un hueco como alternativa a los taxis de toda la vida. Esto es algo que no ha gustado a dicho gremio, que ha protestado y paralizado con relativo éxito el avance de la app nacida en California en nuestro país y en otros tantos estados de la Unión.

Para Uber, se aproximan tiempos decisivos, el día 29 de noviembre se reunirá con el Tribunal de Justicia de la Unión Europea para determinar si lo que ofrecen es un servicio digital o un servicio de transporte. Dado que han acudido a la máxima autoridad legal, lo que se decida será lo que tengan que aplicar el resto de países en relación a la app.

Si se decide que es un servicio de transporte, las cosas se pueden poner muy feas para Uber, pues tendrá que cumplir con la legislación europea en materia de seguridad y de condiciones laborales. Por el contrario, si decide que es un servicio digital, la compañía podría extenderse por Europa mucho más fácilmente y países como España no podrían impedirle operar en las circunstancias actuales.

Esta decisión se hará pública en marzo de 2017, como muy pronto. Se decida lo que se decida, la resolución tendrá implicaciones en otros servicios que dependen de aplicaciones, como Airbnb o Wallapop, que están en el punto de mira de las autoridades. España ha sido uno de los países que más ha luchado contra el avance de Uber. En 2014, la jurisprudencia decidió que Uber llevaba a cabo una competencia desleal y en 2015, un juez de Barcelona elevó el caso al Tribunal de Justicia de la Unión Europea.

Las protestas contra Uber han llegado a la violencia en varias ocasiones. En París, algunos taxistas llegaron a quemar vehículos de conductores de Uber después de bloquear múltiples accesos a varios aeropuertos.

Sin comentarios

Postear un Comentario

Tu dirección de email no será publicada