Ventajas fiscales

Ventajas fiscales

Ventajas fiscales

Ventajas fiscales tratamos en la segunda parte de como reducir nuestra factura fiscal siendo una pyme.Si quieres ver la primera parte , Aqui tienes

Tipo de gastos a deducir

Las deducciones fiscales no son subvenciones. Si bien las subvenciones suponen entregas dinerarias, sin contraprestación directa, realizadas por la Administración Pública en favor de las empresas beneficiarias, las deducciones fiscales buscan un ahorro fiscal, reduciendo la tributación en el Impuesto sobre Sociedades.

Desde AdandLaw recuerdan que los gastos realizados por las pymes que pueden acogerse a esta deducción son: intangibles, como concesiones administrativas, licencias, patentes y marcas; maquinaria o equipos adquiridos para la investigación y el desarrollo de nuevos productos; materias primas y servicios utilizados directamente en el proyecto de I+D; e investigadores, técnicos o personal de apoyo.

Es importante saber que la deducción en I+D+it se aplica en el mismo ejercicio en el que se realice la inversión. No obstante, si pueden aplicarse los límites señalados anteriormente o el resultado del ejercicio es negativo, los saldos pendientes de deducir podrán aplicarse dentro del plazo de los 18 años siguientes, más amplio que el previsto para el resto de deducciones, que es de 15 años, remarca Wucherpfennig.

Otras ventajas fiscales

Tras la entrada en vigor de la reforma fiscal, las pymes pueden beneficiarse de algunas ventajas fiscales en el Impuesto sobre Sociedades. Y es que se les aplica el “régimen fiscal especial de empresas de reducida dimensión” siempre y cuando el importe neto de su cifra de negocios en el periodo impositivo anterior no alcance los 10 millones de euros. Al margen de que desde el 1 de enero de 2015 las pymes tributen al 25%, independientemente del importe de su base imponible o resultado obtenido, frente al tipo general para el resto de empresas que tributaron al 28% en 2015 –aunque este año se igualarán-, los principales beneficios fiscales, según el socio director de AdandLaw, son:

  • Libertad de amortización para inversiones con creación de empleo. La cuantía máxima de la inversión que puede beneficiarse de este régimen es de 120.000 euros por trabajador nuevo con contrato indefinido y jornada completa.
  • Libertad de amortización para inversiones de escaso valor. Se pueden amortizar libremente, como gasto del ejercicio, los elementos del inmovilizado material nuevo cuyo valor unitario no exceda de 300 euros, hasta un límite por ejercicio de 25.000 euros.
  • Amortización acelerada de elementos nuevos e intangibles.Aplicando el porcentaje que resulte de duplicar el coeficiente de amortización máximo previsto en las tablas.
  • Pérdida por deterioro de créditos. Las pymes pueden deducirse, además de la pérdida por deterioro individualizada para los créditos en situación de insolvencia, otra pérdida por deterioro global sobre el saldo de deudores al término del periodo impositivo. Dicha dotación fiscalmente deducible es del 1% del saldo de deudores.
  • Reserva de nivelación de bases imponibles. Se trata de un nuevo incentivo fiscal que pretende compensar las bases imponibles negativas que se pudieran generar en el plazo de los cinco años siguientes. Se permite la deducción fiscal del 10% del resultado del ejercicio, hasta el límite de un millón de euros.
  • Reserva de liquidez. Consiste en la no tributación del beneficio que se destine a la constitución de una reserva indisponible en lugar de a repartir dividendos u otras partidas que descapitalicen la empresa. Las compañías tendrán derecho a una reducción del 10% del importe del incremento de sus fondos propios, siempre que se mantenga durante un plazo de 5 años y se dote una reserva indisponible por el importe de la reducción
  • Arrendamiento financiero o leasing.

Sin comentarios

Postear un Comentario

Tu dirección de email no será publicada